Aforismos Famosos Contemporáneos

Los aforismos o “astillas de poesía” como bien los define el poeta Alejandro Lanús, tienen un carácter esencial, como si se trataran de dagas luminosas que penetran el campo de tu pensamiento y lo renuevan para siempre. Son pulsaciones poético filosóficas, profundas verdades, “heridas del pensar” como señala Víctor Massuh, refiriéndose a la obra “Umbrales”, esas heridas a veces son luminosas y otras oscuras, aunque siempre pretenden socavar tu interior, agrandarlo, renovarlo, expandirlo.

Los aforismos suelen ser pequeñas verdades luminosas guardadas en perlas esenciales, quiero decir que los aforismos condensan a la verdad en un espacio mínimo de siete o de quince palabras a lo sumo, tienen el poder de reducir a la verdad en una simple línea. El escritor ha de tener un talento y una agudeza muy particular para llegar a tamaña síntesis, si pensamos que la verdad como tal nos es vedada y suele ser esquiva.

Los aforismos nada tienen que ver con los que nos pasa al leer otros géneros literarios. En lo personal -hablando de buenos aforismos- me agradan tanto porque me conmueven, me re definen, me llevan a la introspección permanente, a la búsqueda interior y, al mismo tiempo que me interpelan a mí, me hacen profundizar sobre el autor que los escribió y sobre su microcosmos, me llevan también a imaginar su mundo y a pasear por sus laberintos personales. 

Hay un aforismo en particular, de tantos aforismos que existen en la actualidad, que me hace recorrer una y mil veces diferentes áreas y aspectos de mi vida: “Es el final del laberinto el que nos devuelve al punto de partida. Pero cada vez que encontramos la salida, el laberinto es otro.” Lo extraje del libro “Umbrales – Pulsaciones de una verdad esquiva”, es lo más Borgeano que vi en materia de aforismos. Quién no se sintió así alguna vez... absorto, frente a la confusa trama de la realidad, que siempre pareciera cambiar y volverse renovada con una nueva trampa, lo que en oriente definen como “Maya”, la ilusión de la vida, debido a que nuestra realidad es infinita y es a la vez imposible de medirla.

Los autores contemporáneos -hablando de aforismos- generalmente, se inspiran en la ironía, o en el sarcasmo, muchos autores españoles actuales parecieran ser impresionistas de lo cotidiano. En los comienzos del género, la moral era el leimotive de los aforismos, sobre todo, si nos situamos en Francia. Sin embargo, el padre de los aforismos, Hipócrates, se basó en la sentencia como una forma de dogma de la medicina, dado que, al ser tan breve, era un género fácil de recordar; en esos tiempos, los libros, eran para las clases altas: sólo el clero, la burguesía y la monarquía accedían a éstos.

No obstante, hay varios escritores contemporáneos de aforismos que irrumpieron con la forma y la llevaron más allá de sus fronteras, viraron al género hacia la poesía y hacia el campo de pensamiento filosófico. En mi listado de mis aforistas favoritos, están los del búlgaro Elias Canetti, premio Nobel de Literatura, recomiendo “La provincia del hombre”. También destaco a Emil Cioran, es un escritor rumano, aunque vivió casi toda su vida en Francia, es un nihilista, discípulo de Nietzsche.

Si tuviera que mencionar a dos grandísimos escritores contemporáneos, esos serían los inigualables Argentinos Antonio Porchia, con sus “Voces” (1943) y Alejandro Lanús, con sus “Umbrales” (2009), ambos se destacan por su carácter poético filosófico a la hora de escribir. Como si escribieran desde el aprendizaje que propone la vida a fuerza de superar casi todos los escollos que ésta va planteando. Sus aforismos parecieran emerger del resultado de aquellas batallas.


aforismos

Más información: https://www.alejandrolanus.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario