Aforismos mundos impensados

Aforismos: "Cuando comprendo tu mirada escucho tu verdadera voz."

Los aforismos nos pueden llevar a mundos impensados, a entendimientos personales, al margen del verdadero significado que le quiso dar el escritor en el momento de escribirlo. Los mejores aforismos tienen ese carácter polisémico, de múltiples significados, que sólo lo da la buena poesía.

Me despertó mucha pasión haber encontrado este maravilloso, y siempre renovado, universo de los aforismos. Son como constelaciones que va creando cada autor en derredor de sus motivaciones, de sus búsquedas personales, de lo que van encontrando a través de la síntesis.

En mi caso, no dejo de dar con diversos autores, pero tampoco dejo de buscar el origen de cada autor y, si es posible, el origen y el verdadero significado de cada aforismo, siempre trato de entender qué lo motivó al escritor a decir tal o cual cosa. Hace poco encontré a Alejandro Lanús, un autor argentino que me encandiló al instante, al ver la variedad de sus aforismos y sus diferentes temáticas.

Me hizo entender aquello que decía Nietzsche que el aforismo recién comienza con el lector: "Un aforismo... no está aún descifrado porque se le haya leído; muy lejos de eso, pues la interpretación entonces es cuando comienza, y hay un arte de la interpretación." También, el filósofo alemán, hablaba de que el lector precisa tener la capacidad de una vaca, la de rumiar, es decir, masticar una y otra vez el pensamiento, en este caso, cada aforismo.

Por ejemplo, este aforismo: "Cuando comprendo tu mirada escucho tu verdadera voz." Apenas lo leí me encantó, pero mucho más me gustó cuando conocí su verdadero significado, que no era lo que yo había entendido a simple vista: un año antes de morir el padre de Alejandro Lanús, quien había sufrido un ACV, no sólo lo postró en una cama, la embolia cerebral le hizo padecer una parálisis en la mitad de su cuerpo y además perdió completamente el habla hasta el momento de su muerte. Durante más de un año, el escritor, visitó a su padre en el hospital, con quien sólo se comunicaba a través de la mirada, he ahí que naciera este aforismo.

La variedad de significados que puede tener un aforismo, se la va dando cada lector. Confieso que si no hubiera leído el origen del aforismo que cité anteriormente, jamás habría entendido su verdadero significado, sin embargo, no perdió valor el sentido romántico y de amor que yo anteriormente le había dado, al contrario, el saber su origen lo potenció, hizo que me gustara aún más la frase.

Espero haberles dado un pantallazo de la multiplicidad de sentidos que puede tener un aforismo y de mi pasión por ellos.

Aforismos

No hay comentarios:

Publicar un comentario